Declaración de Madrid

 

1. Valor de la PYME en una economía de mercado

Debido a su número, a su dinamismo y a su flexibilidad, las PYMEs contribuye mediante una aportación decisiva al crecimiento y al empleo en todas las economías de mercado. Empresas del ciudadano, las PYMEs participan en la vida democrática y en el desarrollo local y regional.

En calidad de asociados de las PYMEs, las Sociedades de Caución y Garantía piden que se tome en consideración la representación de las PYMEs y de sus intereses específicos en cada nivel de decisión nacional o internacional.

2. Perfil de las Sociedades de Caución y Garantía

En esta época de mundialización de los flujos de intercambio y mientras una ola de fusiones invade numerosos sectores, las Sociedades de Caución y Garantía desean conservar una dimensión humana que les permita mantener un contacto directo con sus interlocutores privilegiados, las PYMEs.

Solicitan que prevalezcan comportamientos leales y valores éticos en una economía cada día más bipolar; donde grandes conjuntos se benefician de ventajas de escala naturales, que se autoricen mecanismos de corrección, inclusive mediante el uso de subvenciones estatales adaptadas y ponderadas.

Afirman la fuerza de la idea mutualista compuesta por cooperación sin desresponzabilización.

Se consideran a sí mismas como un eslabón juiciosamente situado en un contexto de proximidad cultural y geográfica para difundir las necesidades de las empresas entre los medios públicos y financieros así como para canalizar los medios financieros y las medidas de apoyo relacionados con proyectos de inversión de las PYMEs.

Obrarán poniendo en común su experiencia y sus buenas prácticas con vistas a la creación y el fomento de instrumentos de garantía en las economías que no dispongan de tales instrumentos y, en particular, en los países de transición.

3. Relaciones con las PYMEs

Las Sociedades de Caución y Garantía se ponen al servicio de las PYMEs sin procurar obtener beneficios para ellas mismas.

Gracias a la fuerza que representa su garantía, desean facilitarles el acceso a créditos de buena calidad en cuanto a tipos, plazos y programas de reembolso sostenibles.

Se comprometen a apoyar proyectos económicamente viables, especialmente aquellos que sean propuestos por empresas que se sitúen en un momento decisivo de su ciclo: el nacimiento, la expansión, la internacionalización o la adquisición.

Las Sociedades de Caución y Garantía comprenden su apoyo como el intercambio mutuo de información fiable y sincera, la valorización de los elementos cualitativos que suponen un riesgo razonable, pero también el acompañamiento y el asesoramiento.

Reconocen que las PYMEs, sometidas a tantos elementos aleatorios, pueden experimentar momentos difíciles. Mientras exista una confianza en cuanto a la viabilidad de la empresa, se comprometen a seguir apoyándola con su garantía.

4. Relaciones con los interlocutores financieros

El oficio de las Sociedades de Caución y Garantía es compartir el riesgo del crédito sobre bases contractuales transparentes y claras con los emisores de créditos.

Se comprometen a declarar la verdadera situación de solvencia y a orientar la gestión de sus compromisos y de su tesorería con vistas a poder asumir en cualquier momento sus responsabilidades de garante, que han ofrecido.

Asimismo, desean que las reglas internacionales sobre seguimiento bancario sigan manteniendo la calificación de su garantía en un nivel que permita a los prestamistas adoptar verdaderas políticas de riesgo y limitar los fondos propios que respaldan sus carteras de crédito a las PYMEs.

5. Relaciones con las autoridades regionales, nacionales y europeas

Las Sociedades de Caución y Garantía reconocen que el pilar público es indispensable para llevar a cabo su acción mediante una supervisión de su funcionamiento y de su control, así como por políticas de sostén mediante garantías conjuntas y contragarantías.

A su vez, las Sociedades de Caución y Garantía añadirán su fuerza a la realización de las políticas de fomento de las PYMEs.

Del mismo modo, a escala europea, las Sociedades de Caución y Garantía desean aparecer como interlocutores fiables y fieles para la realización de los objetivos de las políticas empresariales, de mercado interior, de desarrollo regional y de ampliación de la Unión.