¿En qué consisten las garantías?

 

 

Muy frecuentemente hay PYME financieramente sanas, con un proyecto económicamente sólido, que no pueden acceder al crédito porque no cuentan con las garantías necesarias para los bancos.

Las garantías al crédito concedidas por las organizaciones miembros de la AECM sustituyen a los avales requeridos por los bancos y les permiten así la aprobación del crédito. Fundamentalmente, la garantía representa el compromiso de la sociedad de garantía recíproca de cubrir un porcentaje del importe del crédito, en caso de imposibilidad de reembolso por parte del cliente PYME.

En general, la cobertura no supera el 80% del nominal del crédito, quedando el 20% restante del riesgo por cuenta de la entidad de concede el crédito. Las PYME siguen siendo responsables por la cantidad completa del crédito obtenido.

Los clientes PYME pagan generalmente gastos de apertura de expediente para el examen de su situación patrimonial y una prima de garantía anual que varía según la sociedad de garantía.

 Para obtener más información sobre las condiciones de las sociedades de garantía recíproca en los diferentes países, le invitamos a consultar la sección dedicada a las organizaciones miembros de la AECM.


Dada la importancia de las PYME en la economía europea y sus dificultades para el acceso al crédito, se han creado sociedades de garantía en casi todos los Estados miembros de la Unión Europea, así como en Turquía. Se trata de organizaciones sin ánimo de lucro activas a nivel nacional, regional o local. Existen cuatro tipologías principales: sociedades de garantía recíproca, otros tipos de sociedades de garantía privadas, instituciones públicas de garantía y partenariados público-privados. La elección del tipo de sistema refleja el contexto legal y económico de los respectivos países.

Las sociedades de garantía recíproca son instituciones privadas creadas por las propias PYME beneficiarias. Tienen generalmente un estatus de cooperativa o mutualista. Esto significa que el capital de las sociedades de garantía mutua es aportado directamente en forma de participaciones en cooperativa o de fondos mutualizados por las PYME que necesitan la garantía. Cada miembro tiene igual derecho a voto y puede participar en las votaciones de la Asamblea General y en la elección del Consejo de Administración. Las sociedades de garantía recíproca están administradas frecuentemente por empresarios, que aportan la perspectiva de las PYME al proceso de evaluación de riesgos.

Otros tipos de sociedades privadas de garantía han sido fundados por organizaciones representativas del sector privado (cámaras de comercio o de artesanía, federaciones industriales, organizaciones bancarias, etc.). Tienen estatutos de sociedades por acciones, fundaciones u otros. El capital es aportado por los accionistas privados.

En algunos países, las autoridades han creado instituciones públicas de garantía. Son independientes legalmente y pueden tener estatutos muy variados, tales como el de banco de desarrollo, fondo de desarrollo, etc. Son dotadas de fondos y administradas por accionistas públicos. Contribuyen a transponer la política pública de apoyo a las PYME y ofrecen garantías directas a las PYME y/o contragarantías a las sociedades privadas de garantía.

En algunos casos, las sociedades de garantía han elegido un modelo público-privado, en el que el accionista público es minoritario.

Independientemente de su forma legal, la mayoría de los miembros de la AECM tienen un estatuto de intermediario financiero o una licencia bancaria. Consecuentemente son supervisados financieramente por los organismos públicos de sus respectivos países.


El valor añadido de las sociedades de garantía para las PYME y los bancos

Las sociedades de garantía ofrecen ventajas tanto para las PYME como para los bancos:

Valor añadido para las PYME

  • Permiten a las empresas acceder a financiación, impulsando su creación y expansión. Haciendo esto, promueven el empresariado y contribuyen a la creación de puestos de trabajo.
  • Realizan una evaluación correcta de las ventajas cualitativas e intangibles de la empresa (experiencia, formación, aptitudes, valor técnico del proyecto, capacidad para el desarrollo del proyecto, etc.) en el marco del análisis de riesgo de la solicitud de crédito.
  • Enriquecen la evaluación del riesgo con datos sobre el sector de actividad, su desarrollo económico, estudios de mercado, etc.
  • Funcionan como mediadoras entre el empresario y el banco, para mejorar la comprensión y la comunicación entre las partes.
  • Recomiendan la estructura financiera más adecuada para la empresa y las condiciones de crédito más ventajosas.
  • Asesoran y apoyan en la gestión financiera.

Valor añadido para el banco

  • Las sociedades de garantía se hacen cargo de una parte importante del riesgo, reduciendo así la exposición de la institución de crédito.
  • Proporcionan información adicional y de calidad, que completa el análisis financiero del banco, permitiendo así mejorar la evaluación del riesgo sin coste suplementario.
  • Son intermediarios financieros fiables y supervisados.
  • La garantía es un aval de calidad, generalmente disponible bajo demanda.
  • La cantidad del crédito garantizado/contragarantizado por la autoridad pública se beneficia de una ponderación de riesgo 0 de acuerdo con la Directiva sobre la Adecuación del Capital (DAC). Esto implica que el banco puede conceder créditos PYME a un coste más bajo y obtener un mejor apalancamiento para la expansión económica del banco.

Apoyo y contragarantías públicos para las sociedades de garantía

Además de las sociedades públicas de garantía, que son 100% propiedad de las autoridades públicas, las sociedades de garantía recíproca y las privadas se benefician también de diversas medidas de apoyo.

Reciben tanto financiación directa para sus fondos propios, que les permite emitir un volumen de garantías más importante, como contragarantías del Estado o de las regiones, lo que les permite una mejor división de los riesgos entre el banco, la sociedad de garantía y las autoridades públicas. El apoyo público a la garantía se justifica por las siguientes ventajas:

  1. Efecto multiplicador / Optimización de costes

El instrumento de la garantía se caracteriza por un elevado apalancamiento (volumen de garantías sobre fondos propios), lo que da como resultado un gran volumen de garantías y un volumen aún más importante de créditos concedidos. El instrumento de la garantía no rinde mucho desde el punto de vista promocional, pero permite llegar a un mayor número de PYME que otras formas de apoyo público, con la misma cantidad de fondos públicos.

A título de ejemplo, 1 € de fondos propios, con un apalancamiento de 10 y un nivel de cobertura del 50%, tiene como resultado una garantía de 10 €, 20 € de crédito bancario y una cantidad de inversión final aún más elevada.

  1. Valor añadido de las garantías para las autoridades públicas

Además del impacto microeconómico para los beneficiarios finales (las PYME), las garantías también proporcionan a las autoridades públicas ventajas presupuestarias que superan los costes de las medidas de apoyo.  

En el caso de Alemania, se han analizado estos beneficios para el periodo 1996-2002 en el marco de un estudio llevado a cabo por la Universidad de Tréveris en 2006.  El estudio ha establecido que, para Alemania, la actividad de los bancos de garantía ha tenido el impacto siguiente:

– Un crecimiento del PIB de 3.200 millones de euros

– Creación del 12.900 nuevos puestos de trabajo por año

– Reducción del desempleo en 9.100 desempleados por año

– Crecimiento de los ingresos fiscales en 720 millones de euros (de los impuestos sobre el patrimonio, la renta y el capital). Después de la deducción de las reservas para el pago de las garantías por impago, el efecto positivo sobre el balance público de Alemania, gracias a la existencia del instrumento de la garantía, ascendió a 670 millones de euros.

Estos efectos generales positivos desde el puntos de vista social y económico han llevado a que los Estados miembros europeos y las instituciones europeas reconozcan el valor añadido de la garantía y apoyen a las sociedades de garantía en sus diferentes tipologías.